Notas de prensa

Precaución ante la práctica de deportes de invierno

Con la entrada del invierno, llega la nieve a las estaciones de esquí, y son muchos los que aprovechan el momento de practicar esquí, snow, patinaje sobre hielo y otros deportes habituales en esta temporada. Pero hay que tener cuidado, ya que son divertidos, pero a su vez pueden ser peligrosos y causar daños. El mejor consejo es no escatimar en seguridad y prevención, tanto si se es deportista profesional como amateur.

Con la entrada del invierno, llega la nieve a las estaciones de esquí, y son muchos los que aprovechan el momento de practicar esquí, snow, patinaje sobre hielo y otros deportes habituales en esta temporada. Pero hay que tener cuidado, ya que son divertidos, pero a su vez pueden ser peligrosos y causar daños. El mejor consejo es no escatimar en seguridad y prevención, tanto si se es deportista profesional como amateur. Por ello, hay que tener especial cuidado en aquellos que requieran el uso de botas duras o de compresión.
 Desde la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH) recomiendan que el uso de unas botas adecuadas garantizan la fijación y evitan la posibilidad de fracturas, pero, si además están excesivamente apretadas, estas pueden dificultar el flujo circulatorio, lo que facilitaría una trombosis. José Antonio Páramo, presidente de la SETH incide en que “es conveniente aflojar las ataduras de las botas mientras que se sube por los remontes para ayudar al el retorno venoso, y una vez que comencemos a esquiar, fijar bien la bota y mover los dedos del pie de vez en cuando para facilitar la presión sanguínea”.
Además, el experto recalca que como en todos los deportes es necesario hacer descansos, puesto que no es conveniente realizar mucho ejercicio continuado, ya que podría provocarnos alguna lesión. “Si la persona que practica el deporte es joven puede hacer hasta cuatro horas seguidas con descansos periódicos asegurando buena hidratación. Sin embargo, en personas de más edad se aconsejan descansos de 15 minutos cada dos horas, evitando llegar a situaciones de ejercicio intenso o extenuante, siempre deteniéndose en caso de dificultad respiratoria o taquicardia”, apunta Páramo.

Adecuada hidratación

Otro factor importante a la hora de realizar ejercicio es la hidratación. Debemos hacerlo adecuadamente antes, durante y después de la actividad física, ya que no sólo mejora el rendimiento deportivo, sino que también tiene consecuencias positivas para la salud. “Mantenerse hidratado garantiza una sesión de esquí más agradable, además nos ayuda a prevenir las agujetas.  Se recomiendan bebidas isotónicas, las ideales serían las que llevan unas concentraciones de hidratos de carbono y sodio determinados para mantener una osmolaridad concreta, parecida a la sanguínea”, aclara el presidente de la Sociedad. Si no se realiza una buena hidratación puede suponer la pérdida del efecto termorregulador del organismo, lo que provocaría un estado de hipotermia.

Síntomas y consecuencias

Si una persona, haciendo alguno de estos deportes, se fractura y no se le aplican las medidas preventivas adecuadas podría acarrearle consecuencias negativas. “Las medidas preventivas que se adopten in situ son determinantes. El traslado inmediato al puesto de socorro facilitará una valoración inicial de la gravedad del cuadro y organizará los aspectos logísticos con inmediatez, incluyendo la inmovilización adecuada con traslado urgente al hospital para una valoración clínica y radiológica que permita un tratamiento precoz”, añade Páramo.
También es importante señalar que, tras una práctica mala o una prolongada de esquí alpino, se han descrito episodios de tromboembolismo venoso en pacientes sin otros factores de riesgo trombótico conocidos. Los síntomas suelen aparecer entre el primer y el sexto día posterior a la práctica de este deporte y pueden relacionarse con trombosis venosa profunda de extremidades inferiores, pero también con una embolia pulmonar.
Otros síntomas que suelen aparecer según Páramo son: “Problemas musculares relacionados con la práctica y casi siempre en situación de escasa preparación física previa, generalmente en forma de dolor a nivel de muslos y músculos de la pantorrilla, así como cierta dificultad para la marcha. En personas físicamente preparadas, no suelen existir síntomas importantes, salvo los derivados de caídas con posible fractura ósea”, explica.
Para prevenir tanto la trombosis venosa como otras lesiones, el especialista recomienda:
    •    Es conveniente aflojar las ataduras de las botas mientras se suben los remontes para facilitar el riego sanguíneo.
    •    Como en todos los deportes es fundamental hidratarse con frecuencia y no esquiar más de 3-4 horas seguidas.
    •    Ante síntomas de dolor, calor o enrojecimiento de la extremidad que persisten en el tiempo debe realizarse consulta médica.

Gabinete de Comunicación SETH

Compartir

Nuestra web utiliza cookies para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes visitar nuestro 'Uso de cookies' para obtener más información o cambiar tu configuración.